Calidad

Pensamos en Calidad

Desde la fundación de la Sociedad de Té de Frisia Oriental (OTG) en el año 1907 hemos sido fieles al objetivo de ofrecer a nuestros clientes una inmejorable calidad. Por este motivo, la calidad es un concepto fundamental de nuestra filosofía de empresa  y se encuentra en una posición privilegiada dentro de nuestra escala de valores cotidiana, tanto en nuestro pensamiento como en la comercialización de nuestros productos.

Calidad de los productos

Desde la fase de adquisición, el departamento encargado de las compras de té busca materias primas de primera calidad, proveniente de diferentes lugares en el mundo. Su minuciosa selección se realiza según criterios de calidad previamente establecidos. De esta manera, nuestro experto equipo de catadores de té prueba diariamente las muestras y las valora con un espíritu crítico. Sólo después de esta cata de calidad y de la realización de una prueba analítica final se adquiere la partida de té para su posterior elaboración.

Desde la fase de adquisición de una determinada partida de té en estado bruto, nuestros catadores demuestran su arte en el mezclado del té. Porque gracias a su exquisita habilidad de degustación, son capaces de garantizar la creación y reproducción de nuestras refinadas recetas y de mantener  siempre un altísimo nivel en las mismas. Y esto, considerando que el té es un producto natural que sufre altibajos de calidad dependiendo de la diferencia entre las plantaciones,  la diversidad de regiones de cultivo y  las estaciones de cosecha cambiantes.

Calidad en el marco de la seguridad del producto

El té es un producto natural que atraviesa una transformación mínima a través de los procesos tecnológicos necesarios hasta llegar a la fase de empaquetado. A pesar de ello, OTG tiene normas de seguridad muy estrictas y definidas desde el proceso de tratamiento de la materia prima, pasando por los medios de empaquetado y hasta el producto final.

Nuestra experiencia a lo largo de muchos años en materia de aplicación de controles de calidad y evaluación de nuestros resultados de análisis, nos permite elaborar perfiles de riesgo de las más diversas procedencias y sustancias del té. A partir de este análisis se deriva un plan de control altamente especializado, en el que no sólo se comprueban las muestras de compra sino también, p. ej., las muestras de expedición del país de origen, mercancía de llegada en nuestros almacenes, mezclas de té y productos de té empaquetados. Tras pasar por un plan de elaboración de muestras previo, las pruebas de té se analizan en el laboratorio. Estas pruebas se realizan siempre en laboratorios especializados independientes y certificados. De este modo nos aseguramos de que se utiliza la tecnología más avanzada y la máxima competencia metodológica.

Junto con la comprobación de las diferentes características de calidad del propio producto, se presta especial atención a la detección de posibles residuos de pesticidas e impurezas. Los valores máximos internos establecidos por nuestro departamento de seguridad de calidad, que no deben superar los parámetros de examen, son con frecuencia más estrictos que los establecidos por las leyes que rigen la industria de la alimentación.

Calidad de los procedimientos

Para garantizar la seguridad y el desarrollo de los objetivos de calidad, OTG ha establecido, desde hace años, su propio sistema de gestión de calidad. En este sistema se definen los procedimientos para la seguridad y mejora de calidad. Su cumplimiento se supervisa a través de auditorias periódicas. Todos los procesos se ciñen a las directrices de la Norma de Higiene Alimentaria, que están documentadas en nuestro concepto HACCP.

En 1993 se certificó oficialmente la primera compañía de té. Desde entonces, todas las empresas y centrales se han certificado. Sin embargo, independientemente de las certificaciones es el propio compromiso de calidad el factor que estimula a OTG para la optimización continua en todas las áreas.